Una pírrica victoria contra Reganosa

Patricia Gabeiras

Patricia Gabeiras

Socia fundadora y abogada en Gabeiras & Asociados. Experta en Derecho Financiero y Bancario. Doctora en Derecho de la Cultura. Docente en la Universidad Carlos III de Madrid.
Patricia Gabeiras

Hace una año la Asociación Ecologista de Galicia ADEGA me otorgó el Premio Osíxeno por el trabajo que llevo realizando desde hace 17 años, junto con el Comité Cidadán de Emerxencia, en defensa de la Ría de Ferrol, A Coruña, y contra la corrupta y contaminante planta de gas de Reganosa. El premio lo recibí con lógico orgullo y agradecimiento pero con un gran poso de tristeza. ¿Cómo es posible que tengamos un sistema judicial tan fácilmente manipulable, en cuanto a plazos y eficacia en las ejecuciones por parte de los corruptos e incumplidores, que nos obligue a estar peleando más de 17 años?

El Tribunal Supremo ha dictado cuatro sentencias a favor de la tesis del Comité Cidadán y en contra de Reganosa, pero el Gobierno ha vuelto a conceder todos los permisos a la regasificadora, y hemos tenido que volver a empezar con los recursos.

Con independencia del caso Reganosa, creo que la gran lacra de nuestra democracia es el fácil incumplimiento y la fraudulenta manipulación de los procedimientos por parte de los poderosos, que convierten la justicia en una justicia adaptada a sus intereses y, en todo caso, en tardía, que deja por tanto de ser el eficaz remedio constitucional que preconiza una verdadera tutela judicial efectiva rápida y sin dilaciones.

Aunque volvamos a ganar, Reganosa habrá estado cobrando retribuciones provenientes de los bolsillos de los españoles por más de 600 millones de euros. ¿Acaso alguien piensa que les va a importar un comino a sus accionistas que les cierren la planta después de haber ingresado esas cantidades?

La victoria contra Reganosa será, pues, una victoria pírrica. Aun siendo conscientes de ello seguiremos luchando en los tribunales hasta conseguirla. No pararemos hasta que la veamos cerrada. Ya se ha convertido en un símbolo de la estafa en la que algunos quieren convertir nuestro Estado de Derecho.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies