El uno por ciento cultural

Gabeiras & Asociados

Gabeiras & Asociados

Trabajamos para contribuir a un desarrollo social justo, equilibrado y sostenible. Somos una firma comprometida con la prestación de servicios jurídicos altamente especializados y socialmente responsables.
Gabeiras & Asociados

El arquitecto Alfonso Muñoz Cosme es el encargado de inaugurar la nueva  temporada del Aula de Gabeiras. El que fuera gerente de la Fundación Cultural COAM y director del Instituto del Patrimonio Cultural de España dicta una ponencia titulada ‘Origen y horizontes del 1% cultural’.

La introduce Jesús Prieto de Pedro, ‘Of Councel’ de Gabeiras & Asociados, recordando cómo la lógica del mercado que imponen los sectores económicos debilita gravemente a la cultura. La presentación del evento corre a cargo de Patricia Gabeiras: “El Aula es una iniciativa común de todos los juristas que formamos el despacho, a los que nos divierte y cuya espontaneidad está permitiendo que tenga éxito”.

El 1% cultural recogido en la ley 16/1985 de Patrimonio Histórico Español, ha sido definitivo para mejorar la situación del patrimonio en España. Con esta sentencia Muñoz Cosme abre su exposición. “Estableció un sistema eficaz de protección de los bienes culturales, incluyendo todos los tipos de patrimonio que entonces se consideraban incluidos bajo ese concepto: bienes inmuebles, muebles, patrimonio arqueológico, etnológico, documental y bibliográfico”. El sistema no es nuevo, pues como apuntaba el Prof. Prieto de Pedro, ya estaba contemplad en nuestro ordenamiento jurídico  por el Real Decreto 2832/1978, de 28 de octubre, sobre el 1 por 100 cultural.

La obligación de destinar en los contratos de obras públicas una partida de al menos el 1 por cierto del coste a labores de conservación o enriquecimiento del patrimonio o al fomento de la creatividad artística permitió acometer grandes inversiones, y elevar sustancialmente el nivel técnico de los profesionales, arquitectos, arqueólogos, historiadores, conservadores, restauradores, dedicados a ello.

Una tendencia que la crisis económica frenó abruptamente, lamenta Muñoz Cosme. “El resultado es una crisis propia en la gestión del patrimonio, que se manifiesta en una legislación insuficiente, la destrucción de tejido empresarial, la falta de entendimiento de la administración con las asociaciones de defensa del patrimonio y el descenso de las inversiones”.

Continúa Muñoz Cosme con un repaso al origen del 1 por ciento cultural, la heterogeneidad de las actuaciones que se han acometido, la legislación autonómica en la materia; y la progresión de la inversión: 766 millones de euros desde que en 1994 se firmara el primer acuerdo de colaboración entre el Ministerio de Cultura y el de Fomento. Y completa su ponencia reseñando cómo en los últimos años se ha elevado el porcentaje del 1 al 1,5 por ciento, y se ha establecido un sistema de convocatoria abierta para la concesión de las ayudas, por el que no sólo se evalúa la necesidad de la intervención y la calidad del proyecto, sino variables como “la utilización social, generación de empleo o implicaciones urbanas”.

En este punto del Aula, comenzamos a escuchar las aportaciones al debate de los asistentes: Isabel Durán, Instituto de Arte Contemporáneo; Roger Dedeu, socio fundador de Gabeiras & Asociados; Carlos Urbina, de la Asociación de Artistas Visuales; Isabel Baquedano, Jefa de servicio en la Dirección General de Patrimonio Cultural  de la Comunidad de Madrid… “¿Por qué no se fomenta la creatividad a través del 1 por ciento?”, se pregunta Eduardo Maura, portavoz de Cultura de Ahora Podemos en el Congreso de los Diputados, al recordar que también se recoge explícitamente en la ley. “Hay que descentralizar, y abrir la inversión a agentes, prácticas, procesos… entes inmateriales importantísimos a nivel educativo. No solo existen los museos, y no solo existen los museos de Madrid o de la Red Estatal de Museos”.

Continúa Jesús Cimarro  expresando una preocupación. “Estos fondos se han gastado demasiadas veces en otros menesteres. Deberíamos poder evitarlo”. Y Patricia Gabeiras explicita sus dudas al respecto: “¿cómo se puede controlar lo que se gestiona?”. “El origen de las cantidades, controlar que se trata efectivamente del 1,5 por ciento de la inversión en obra pública, únicamente depende de Fomento”, aclara Muñoz Cosme. “El mayor problema es que carecemos de una política cultural de interés general: en las asignaciones del 1% siempre acaban primando los intereses políticos, de modo que desde las comunidades autónomas se premia a los municipios afines”, prosigue con su crítica Gabeiras. “Hay que generar un plan de estabilidad que opere conjuntamente rehabilitando bienes. Crear continentes y contenidos, y asegurar su sostenibilidad, es el único camino”.

Y todos coinciden. “La ley actual es buena, no la toquemos, y no bajemos el 1,5 a un 1 por ciento. El problema real reside en la propia gestión, en una mala calidad profesional y en una politización, y es ahí  donde debemos abrir un debate serio”. Reflexión de Prieto de Pedro con la que se cierra este #Aula1porcientocultural, prometiéndonos volver a vernos pronto, en el siguiente Aula.

Somos un sólido equipo de abogados, con un alto perfil profesional y profundamente comprometidos con la sociedad y con nuestros clientes



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies